Día Mundial de Oración

Filipinas

¿Acaso te estoy tratando injustamente? – Filipinas, 3 de marzo de 2017 –

La Republika ng Pilipinas es un país soberano insular situado en el sudeste asiático, sobre el océano Pacífico. Su capital es Manila; la ciudad más poblada es Quezon City; ambas están conectadas por el metro de Manila.

Es un archipiélago que consta de 7.107 islas que se clasifican geográficamente en tres grupos: la isla de Luzón, el grupo de las Bisayas y la isla de Mindanao y se representan por las tres estrellas de la bandera de Filipinas. Un millar de sus islas están pobladas, y menos de la mitad de estas tienen más de 2.5 Km 2 (1 milla cuadrada). Once islas forman el 95% del total de la tierra de Filipinas.

De las islas situadas en el Cinturón de Fuego del Pacífico y próximas al Ecuador, las Filipinas ostentan el récord en cuanto a terremotos y tifones, con una media de veinte tifones al año. En la última década se ha observado un aumento en la virulencia de los tifones, especialmente el Yolanda (internacionalmente llamado Haiyan). Yolanda, un supertifón de categoría 5, tocó tierra en las Filipinas el 8 de noviembre de 2013. Es la tormenta más severa que haya tocado tierra jamás, y ocasionó la pérdida de miles de vidas humanas.

La flora y la fauna de las Filipinas incluyen un número importante de especies de plantas y animales. Las aguas circundantes cuentan con el nivel más elevado de biodiversidad marina en el mundo.

El clima es de selva tropical lluviosa, sabana trópica, monzón trópico, o subtropical húmedo (en áreas de mayor altitud). Se caracteriza por una temperatura relativamente alta, una humedad opresiva y lluvia abundante. Hay dos estaciones en el país: la lluviosa y la seca. Los siete meses más calurosos del año son desde marzo a octubre; el monzón de invierno aporta un aire más fresco de noviembre a febrero. Mayo es el mes más caluroso, y enero el más frío. El cambio climático ha afectado al país considerablemente, produciendo un aumento de tormentas devastadoras y de sequías.

Las Mujeres en Filipinas

Antes del comienzo de la colonización española en el siglo XVI, las mujeres en las Filipinas ocuparon un estatus relativamente alto en la comunidad. La mujer filipina indígena gozó del derecho tradicional de nombrar a sus hijos, heredaba propiedades, se dedicaba al comercio y la industria y ocupaban el puesto de jefe de pueblo en ausencia de un heredero masculino. Las comunidades indígenas concedían igual importancia a la descendencia masculina y femenina, dividiendo la herencia en partes iguales entre los niños y niñas, y asegurando la educación de ambos. Enseñaron a ambos a realizar tareas domésticas. Las mujeres tenían el pleno derecho a participar en negocios propios, mantener los bienes traídos al matrimonio4, con su movilidad social y geográfica restringida no más que la de los hombres. No hay ningún registro histórico de la prostitución, y ley de divorcio concedía los mismos derechos a cada parte. Las mujeres también tuvieron un papel político importante como legisladores y gobernantes. Desde 2015 hay 4 mujeres miembros del Senado de un total de 23.

Las mujeres ocupaban un papel importante en la religión tradicional. La babaylan (chamana o curandera tradicional), una función religiosa generalmente despempeñada por una mujer, mediaba entre el mundo humano y el de los espíritus7. La babaylan funcionó como depositaria de los conocimientos del pueblo, curandera, guardiana de la fe de la gente y como uno de los tres pilares de la sociedad, junto con el Datu (jefe de la aldea) y el Panday (el herrero). La tradición de la babaylan o maaram (“una sabia” en Hiligaynon) está viva hasta hoy, como en la provincia de Antique, Isla de Panay.

Día Mundial de Oración en Filipinas

El Cristianismo protestante llegó en las Filipinas a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Estas denominaciones cristianas fueron introducidas por los misioneros norteamericanos durante la ocupación estadounidense. Las mujeres de estos misioneros introdujeron el Día Mundial de Oración en las Filipinas. Las celebraciones de DMO reunieron a las mujeres líderes de las diversas denominaciones protestantes. En 1947 se organizó el Consejo Evangélico Unido de Mujeres de la Iglesia, conocido hoy como Mujeres Unidas de la Iglesia de Filipinas (CWUP). Su finalidad principal era la celebración del Día Mundial de Oración. Durante los últimos 70 años el CWUP coordina la celebración del Día Mundial de Oración en las Filipinas a través de su Comité Nacional del DMO.

El Comité Nacional del DMO está compuesto por mujeres representantes de nueve organizaciones de mujeres de las iglesias miembros del Comité Nacional de Iglesias en Filipinas. Éstas son: Mujeres de la Iglesia Episcopal, Federación de Uniones Misioneras de las Mujeres de la Iglesia Bautista, Inc., Kalipunan ng kababaihang UNIDA Ekyumenikal, Liga de Mujeres Luteranas Filipinas, Ministerios de la Mujer del Ejército de Salvación, Asociación Nacional de Mujeres Cristianas de la Iglesia Unida de Cristo en Filipinas, Kapisanan ng mga Kababaihan ng IEMELIF, Mujeres de la Iglesia Independiente Filipina, y la Sociedad de Servicio Cristiano de las Mujeres Metodistas Unidas.

El DMO ha participado en asambleas de las iglesias junto con la Confraternidad de la Moneda Más Pequeña para promover el ecumenismo. Hemos ayudado a los supervivientes de desastres causados por desgracias naturales o por la mano humana con visitas pastorales y apoyo financiero, como a las víctimas y supervivientes del derrame de petróleo en la isla de Guimaras en 2004 o de los tifones Milenio y Frank que barrieron Bisayas en 2007. En Mindoro, un grupo de mujeres utilizó el dinero de rehabilitación para comprar semillas para sus cultivos. Es un fondo rotatorio para las mujeres.

Las Mujeres Unidas de las Iglesias Filipinas apoyan a las mujeres más jóvenes para el liderazgo ecuménico. Nos preocupa el VIH y SIDA, la Violencia contra las Mujeres y Niños, el Trafico de Personas. Este es el mejor camino para alimentar el interés y la cooperación ecuménica donde sea proclamado el nombre del Creador.

Menu